Antiguo observatorio solar Chankillo es declarado Patrimonio de la Humanidad

Nuevo Patrimonio de la Humanidad

Un observatorio solar de 2.300 años de antigüedad en Perú, una estructura de 13 torres de piedra construida en lo alto de una colina y utilizada como calendario, fue declarado el martes Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El observatorio de Chankillo, construido por una antigua civilización unos dos milenios antes del ascenso de otro conocido culto al Sol, el imperio inca, permitía realizar observaciones astronómicas extraordinariamente precisas, según estudios recientes.

Las ruinas amuralladas en la cima de una colina, a unos 400 kilómetros al norte de Lima, habían desconcertado a los científicos durante mucho tiempo.

Luego, en 2007, un estudio publicado en la revista Science propuso que la secuencia de torres erigidas entre el 200 y el 300 a.C. «marcaba los solsticios de verano e invierno» y que Chankillo «era en parte un observatorio solar».

El arqueólogo peruano Iván Ghezzi, coautor de ese estudio con su colega británico Clive Ruggles, dijo que las torres, erigidas «con gran precisión», fueron colocadas para marcar diferentes posiciones del Sol «y por lo tanto marcar fechas exactas».

Su objetivo era cronometrar con asombrosa exactitud los meses, solsticios y equinoccios, las estaciones de siembra y cosecha y las fiestas religiosas.

La estructura funciona como un reloj gigante que marca el paso del tiempo a lo largo de un año.

«Chankillo es una obra maestra de los antiguos peruanos. Una obra maestra de la arquitectura, una obra maestra de la tecnología y la astronomía. Es la cuna de la astronomía en América», dijo Ghezzi a la AFP durante una visita al lugar.

También es probable que fuera un lugar de culto al Sol

En los emplazamientos situados al este y al oeste de las torres hay restos de objetos utilizados para los sacrificios rituales.

El observatorio y sus apéndices ceremoniales estaban protegidos por muros de fortaleza hechos de piedra, barro y troncos de árboles.

El complejo se extiende por unas 5.000 hectáreas, pero sólo se ha estudiado un 1% aproximadamente, dijo Ghezzi.

El año pasado, la epidemia de coronavirus paralizó las excavaciones arqueológicas en Perú, como en otros lugares, y abandonó muchos sitios que contenían objetos precolombinos de valor incalculable a merced de los saqueadores, que venden al mercado negro.

Chankillo fue uno de los sitios invadidos; no por ladrones, sino por agricultores cercanos que desde hace tiempo buscan ampliar sus tierras y que aprovecharon la falta de control para plantar cultivos dentro de los límites del sitio.

Perú tiene otros 12 sitios en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, incluida la ciudadela inca de Machu Picchu.

Chankillo se añadió a la lista en la 44ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial, celebrada en línea y presidida desde Fuzhou (China).

El Comité añadió otros cuatro sitios en América Latina, entre ellos un jardín tropical «obra de arte viva» desarrollado por el arquitecto paisajista Roberto Burle Marx en Brasil, un complejo eclesiástico modernista del ingeniero Eladio Dieste en Uruguay, las momias Chinchorro de Chile y la catedral de Tlaxcala en México.

Variante Delta en América

¿Qué variantes de COVID-19 circulan en América Latina?

Italia registró el día más caluroso de Europa en la historia