¿Qué variantes de COVID-19 circulan en América Latina?

Variante Delta en América

Ninguna región del mundo se ha visto más afectada por la pandemia que América Latina y el Caribe, donde el COVID-19 se ha cobrado un terrible precio: 1,3 millones de vidas.

Más de un año después de la llegada del virus, varios países están experimentando niveles de contagio sin precedentes, con una tasa de nuevos casos diarios per cápita más de cinco veces superior a la de Europa, la región con la siguiente tasa más alta.

Y, aunque muchos países latinoamericanos van a la zaga en lo que respecta a la implantación de la vacunación, incluso aquellos que superan las tasas internacionales se enfrentan a brotes y cierres.

¿Qué está impulsando el contagio? La propagación de las variantes de Covid es un factor importante. Se han identificado más de 4.000 variantes de la enfermedad en todo el mundo, cada una de las cuales es una mutación de la cepa L original encontrada en Wuhan, China. La mayoría de las mutaciones no modifican la enfermedad de forma apreciable, pero un puñado de variantes ha proliferado ampliamente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) designa cuatro cepas como «variantes preocupantes», lo que significa que, según los investigadores, cumplen uno de los siguientes rasgos: mayor transmisibilidad, mayor virulencia o capacidad de evadir las medidas de salud pública. La OMS también identifica «variantes de interés», lo que indica que ha habido grupos de una cepa o que ésta ha aparecido en varios países.

AS/COA Online revisa las cepas más relevantes para América Latina en este momento y la eficacia de las vacunas utilizadas en la región contra las variantes.

El desafío de rastrear variantes en la región

Aunque algunas variantes parecen tener una presencia limitada en América Latina, puede ser difícil determinar su grado de propagación. Para confirmar con qué cepa de Covid está infectado un paciente, las muestras deben someterse a la secuenciación genómica, un procedimiento costoso y técnicamente difícil.

Gran parte de América Latina carece de una capacidad de secuenciación genómica completa y de una mano de obra suficientemente capacitada. Por ejemplo, en 2020, Colombia realizó 600 secuencias genómicas, que es el mismo número que se realiza en un día promedio en Londres.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) está construyendo actualmente una Red Regional de Vigilancia Genómica para ayudar a los esfuerzos de secuenciación en América Latina y el Caribe. Mientras tanto, gran parte de la secuenciación se realiza en dos laboratorios de referencia, uno en Chile y otro en Brasil.

Las variantes

Gamma, detectada por primera vez en Brasil

Sólo una variante preocupante se originó en América Latina: la variante Gamma, o P.1. Apareció por primera vez en Manaos alrededor de diciembre de 2020. Después de causar un brote en esa ciudad amazónica, donde se cree que dos tercios de los 2 millones de ciudadanos contrajeron el Covid, se extendió rápidamente por todo Brasil, haciendo que la cifra de muertes en el país superara las 500.000.

A principios de 2021, la variante Gamma comenzó a extenderse más allá de Brasil, especialmente en las ciudades fronterizas de Perú, Chile y Uruguay. En febrero, el 80% de los casos en la ciudad fronteriza uruguaya de Rivera, fueron identificados como la variante Gamma.

A nivel nacional, esa cifra era de sólo el 15% de los casos secuenciados en ese momento. En junio, nueve de cada diez casos secuenciados en Uruguay eran de la variante Gamma.

Los expertos difieren en cuanto a las razones por las que la variante Gamma ha sido tan prolífica. Algunos creen que tiene una tasa de contagio que duplica la de la cepa original de la enfermedad. Otros afirman que es la alta tasa de reinfección de Gamma la que ha hecho aumentar los casos.

Un estudio reveló que uno de cada seis infectados con el coronavirus en Manaos se reinfectó con Gamma. Como resultado, muchos países, tanto dentro como fuera de América Latina, prohibieron los viajes desde Brasil y otros países afectados.

Delta, detectada por primera vez en la India

La variante Delta, conocida como B.1.617.2, se detectó por primera vez en la India en octubre de 2020 y también está clasificada como variante preocupante. La OMS predice que Delta se convertirá en la cepa más dominante del mundo, y ya se ha extendido rápidamente por la India, Europa y Norteamérica.

Las investigaciones preliminares descubrieron que Delta era un 64% más transmisible que la cepa Alfa (conocida como B.1.1.7 e identificada por primera vez en el Reino Unido) en lo que respecta a la transmisión doméstica. Ya se estimaba que Alfa era un 50% más transmisible que la cepa original, lo que significa que

Delta es casi dos veces y media más transmisible que la cepa L del virus. La investigación realizada en Escocia también muestra que los ingresos hospitalarios fueron un 85% más altos para los enfermos de Delta en comparación con los de Alpha.

La propagación de la variante Delta en América Latina ha sido hasta ahora limitada. México, que ahora experimenta su propio repunte de contagio, tiene el mayor número de casos confirmados de la variante en la región, con apenas unos 600, probablemente debido a su proximidad a Estados Unidos, donde la variante se está extendiendo rápidamente.

La variante Delta también está presente en Argentina, Brasil, Chile y Perú, con menos de 25 casos identificados en cada país hasta el 13 de julio. Sin embargo, el ministro de salud de Chile advirtió que creía que Delta pronto sería dominante allí.

Otras variantes preocupantes

Las otras dos variantes preocupantes -Alfa y Beta, conocidas como B.1.351 e identificadas por primera vez en Sudáfrica- tienen una presencia conocida limitada en la región, aunque aún podrían ver una propagación en un futuro próximo.

En México se han registrado unos 1.300 casos de Alpha, en Brasil 475 y en el resto de países de la región no se alcanzan los 150 casos. Ningún país de América Latina tiene más de 20 casos conocidos de la variante Beta.

Lambda, detectada por primera vez en Perú

La variante Lambda, también conocida como C.37, se detectó por primera vez en Perú en agosto de 2020, pero sólo surgió como una amenaza global significativa recientemente, con la Organización Mundial de la Salud declarándola variante de interés el 17 de junio. Como variante de interés, Lambda se considera una amenaza global menos inmediata que las cepas antes mencionadas, sin embargo, su impacto hasta ahora ha sido más grave en América Latina.

La variante Lambda está afectando principalmente a Perú, donde representa el 82% de las nuevas infecciones. En el vecino Chile, se cree que uno de cada tres casos es Lambda. Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador y México han confirmado la presencia de la variante Lambda dentro de sus fronteras.

Las investigaciones preliminares sugieren que la cepa Lambda puede ser más transmisible que la cepa original, aunque una evaluación de riesgos del 8 de julio de Public Health England señala que no hay pruebas de que Lambda sea más peligrosa que Delta.

Hay otra variante de interés que se originó en América Latina: en enero se documentó en Colombia un sub linaje de la variante Kappa (B.1.617.1).

Eficacia de las vacunas contra las variantes

Las vacunas que se utilizan en todo el mundo fueron diseñadas para combatir la cepa L original del virus. La eficacia de la vacuna contra las nuevas cepas todavía se está determinando, y los ensayos tardan varios meses en realizarse. En general, se cree que las vacunas de ARNm, como las de Pfizer-BioNTech y Moderna, son más eficaces contra las cepas.

En el caso de Delta, los datos han demostrado que las de Pfizer-BioNTech, Moderna y AstraZeneca-Oxford siguen siendo eficaces contra la variante, aunque un poco menos que contra la cepa original.

Los resultados de AstraZeneca-Oxford también se aplican a Covishield, que es la versión de la vacuna producida en la India. Las vacunas de un solo uso de Johnson & Johnson también mostraron un ligero descenso de la eficacia contra Delta, pero se sigue considerando eficaz en general.

En el caso de Gamma, la investigación muestra signos positivos de que Pfizer-BioNTech y AstraZeneca-Oxford son eficaces contra la cepa. La vacuna de Johnson & Johnson resultó ser un 68% eficaz contra la variante Gamma en los ensayos realizados en Brasil, lo cual es sólo ligeramente inferior a su eficacia contra la cepa original. Todavía no hay cifras sobre la eficacia de Moderna contra la variante Gamma.

Hay menos investigaciones disponibles sobre la cepa Lambda. Los primeros estudios indican que las vacunas de ARNm son menos eficaces contra ella que la cepa original, pero siguen siendo eficaces.

En cuanto a las vacunas chinas, cubanas, indias y rusas, hay menos investigaciones definitivas sobre su eficacia contra las nuevas cepas. Los desarrolladores de la vacuna Sputnik V afirman que la vacuna rusa es la más eficaz de todas las vacunas contra la cepa Delta, aunque un artículo de una revista revisada por expertos muestra que la vacuna produce una respuesta inmunitaria más débil contra las variantes que la cepa original. Hasta ahora no se han realizado estudios definitivos sobre la eficacia de las vacunas chinas contra las variantes.

Continúan las interrogantes sobre la eficacia de las vacunas chinas

Varias vacunas chinas se enfrentan a dudas sobre su eficacia. Estas preocupaciones pueden verse exacerbadas por las variantes, que tienden a ser más contagiosas y virulentas. En el caso de la cepa L, la tasa de eficacia de Sinopharm es del 78%, la de CanSino de un solo uso es del 68% y la de CoronaVac de Sinovac es del 51%.

Un estudio preliminar reveló que la tasa de eficacia de CoronaVac era la misma para las variantes que para la cepa L, sin embargo, las pruebas observacionales muestran que los países que han confiado en las vacunas chinas han experimentado brotes de variantes.

Las vacunas chinas han demostrado ser una opción atractiva para América Latina debido a la disponibilidad de los contratos, su bajo precio en comparación con las vacunas producidas en Estados Unidos y Europa, y el hecho de que las vacunas no requieren una refrigeración intensa. La propia China ha sido generosa en la donación de vacunas a la región y lo hizo meses antes que otras grandes potencias mundiales como Estados Unidos.

Sin embargo, existen problemas de eficacia. Por ejemplo, Chile y Uruguay son los dos países de la región con la mayor tasa de dosis de vacunas por cada 100 personas, con Chile en 126 y Uruguay en 123 a principios de julio. Esto sitúa a Chile y Uruguay por encima de Estados Unidos (100 por 100).

Sin embargo, a pesar de sus elevadas tasas de vacunación, tanto Chile como Uruguay están experimentando nuevas oleadas de infecciones, y el primero de ellos ha vuelto a imponer cierres y el segundo ha tenido que hacer frente a la mayor tasa de mortalidad per cápita por coronavirus de la región en mayo de 2021.

Cerca del 79% de las dosis administradas en Chile son Sinovac o CanSino, y aproximadamente el 75% de las dosis en Uruguay son CoronaVac. La preocupación por la eficacia llevó a Costa Rica a rechazar un envío de Sinovac. Otros países, como Chile y la República Dominicana, están estudiando la posibilidad de administrar una tercera dosis a quienes recibieron originalmente la vacuna Sinovac.

En general, la idea de administrar vacunas adicionales está ganando adeptos, especialmente para ayudar a combatir las variantes. Varios creadores de vacunas están estudiando la posibilidad de administrar refuerzos, tanto terceras inyecciones para vacunas de dos dosis como segundas inyecciones para vacunas de una sola dosis, como Johnson & Johnson y CanSino. También se habla de combinar diferentes vacunas para reforzar la inmunidad.

Objetos voladores no identificados

El tema OVNI vuelve a ser bastante comentado ante declaraciones del gobierno de Estados Unidos

Nuevo Patrimonio de la Humanidad

Antiguo observatorio solar Chankillo es declarado Patrimonio de la Humanidad