TeleVisión en Vivo | Panamericana TV

Hablemos un poco acerca los inicios de la Panamericana Televisión Peruana, remontándonos varias décadas atrás con la familia de Genaro Delgado Brandt había poseído estaciones de radio en Perú desde 1937. En 1953, Delgado Brandt fundó la Empresa Radiodifusora Panamericana S.A, cuya principal emisora ​​era Radio Panamericana.

Tres de los hijos de Delgado Brandt, Genaro, Héctor y Manuel, pasaron a formar parte del negocio familiar. En 1956, Genaro Delgado Parker comenzó a estudiar la posibilidad de iniciar una estación de televisión para cubrir la ciudad de Lima, viajar a Estados Unidos, México y Cuba para ver lo último en tecnología de televisión.

Un año después, se formó Panamericana Televisión, S.A., operador de televisión, y la empresa Producciones Panamericana S.A., una compañía de producción para televisión.

En 1959, el canal 13 de OBXY-TV tomó el aire por primera vez, el programa de lanzamiento fue organizado por la actriz española Carmen Sevilla, mientras que la nueva emisora ​​de TV se apoyó en la marca familiar Radio Panamericana utilizando la misma música de ID y de cortinillas.

Diversificando el negocio de la televisión

Genaro y Héctor Delgado Parker, en asociación con Johnny E. Lindley, fundaron Radio Programas del Perú, una red de radio, de la que Manuel (el más joven de los tres hijos) fue nombrado gerente corriéndola década de los 60; RPP crecería para ser el operador más grande de estaciones de radio en el país, una de las más grandes del Perú.

Varios recordarán que Panamericana Televisión pasó se ser canal 13 a canal 5, tomando las siglas OAY-4A y mejorando totalmente la calidad de su servicio.

Poco después, Panamericana había logrado colocar varias repetidoras importantes, con cinco estaciones afiliadas y 60 retransmisores para servir al resto del Perú.

Panamericana siempre se ha definido como líder del mercado; con programas de noticias como El Panamericano, conducido por Humberto Martínez Morosini y Ernesto García Calderón.

Los obstáculos enfrentados por la Panamericana Televisión Peruana

La década de 1970 comenzó en Perú con la dictadura militar y fue el 9 de noviembre de 1971, cuando el Estado se apoderó de todas las estaciones de televisión; al día siguiente, el gobernador militar Juan Velasco Alvarado decretó la expropiación del 51% de todas las estaciones de televisión y el 25% de todas las emisoras de radio.

Genaro Delgado Parker no aceptó estos términos y huyó a Buenos Aires Argentina, comprando la estación de Buenos Aires LS 86 TV. La familia Delgado Parker no volvería a Perú sino hasta 1978.

En esas fechas, en Perú, la estación estuvo bajo la administración de entidades gubernamentales militares como OCI y Telecentro, que también operaba el competidor América Televisión en el canal 4, el desarrollo principal de la era Telecentro fue un nuevo noticiero: 24 Horas (Perú), que pronto suplió a El Panamericano como el principal programa de noticias de la estación, convirtiéndose en el noticiero más visto del Perú.

Televisión a color y 20 años después.

El cambio al color, se preparaba a finales de los años 70, las transmisiones experimentales incluyeron color completo para la Copa Mundial de la FIFA Argentina 1978, usando el sistema NTSC. El color sería adoptado junto con el enlace de microondas en los 80’s y esto consolidó la programación de Panamericana en todo el país.

Fernando Belaúnde Terry, devolvió la Panamericana a Genaro y Héctor Delgado Parker,, iniciando cambios de programación, y el relanzamiento de su unidad de producción dramática, Panamericana también compró el Coliseo Amauta, con sede en Lima, el que sería utilizado como un sitio para atender grandes eventos e incluso para rodar varios programas.

Panamericana siguió creciendo y creando una exitosa carrera televisiva.

Apertura tecnológica dentro de Panamericana Televisión Peruana

En 1989, Panamericana pasó de una conexión por microondas a una por satélite, mientras que la familia Lindley vendió su participación restante en la estación a la familia Delgado Parker, lo que llevó a una reorganización de las diversas tenencias del grupo. Con estos cambios, Genaro Delgado fundó Tele 2000 S.A.A., que se convertiría en la primera compañía de telefonía celular en Perú.

La década de 1990 comenzó con la creación de uno de los programas más exitosos de Panamericana, el programa infantil Nubeluz, conducido por Mónica Santa María. Nubeluz permanecería en el aire hasta 1997, siendo además un éxito en el mercado internacional. Sin embargo, se observó un grave deterioro de los ratings en 1994.

El descenso de los ratings, más la cancelación del programa El Baúl de la Felicidad y las deudas resultantes, desencadenadas por la insolvencia de la empresa que proporcionó los premios para Panamericana; además de que algunas personalidades cambiaron de canales, hicieron que Panamericana cayera de su habitual primer lugar de audiencia.

Un nuevo milenio y nuevos problemas.

El nuevo milenio, sin embargo, no sería mucho mejor desde el principio. En los ratings nacionales, Panamericana sería la número uno, gracias a las importaciones de la compañía brasileña TV Globo, a las emisiones de la novela colombiana Yo soy Betty, la fea, y a la producción nacional Milicianos.

Sin embargo, la crisis se estableció con el descubrimiento de los Vladivideos en 2001, videos que muestran a Vladimiro Montesinos sobornando a importantes líderes políticos y empresariales. Genaro Delgado Parker fue sorprendido buscando el apoyo del gobierno para terminar la venta de Tele 2000 a la firma estadounidense BellSouth, mientras que Schütz fue visto recibiendo sobornos para apoyar la reelección de Alberto Fujimori.

Genaro fue ante un juez, donde la Corte Suprema dictaminó que no podía ser juzgado debido a su avanzada edad, mientras que Schütz negó públicamente cualquier manipulación de la línea editorial de Panamericana.

Schütz inmediatamente huyó del país, conduciendo a Chile y siendo arrestado en la Argentina, donde Perú esperaba comenzar un proceso de extradición. Schütz dio entonces sus acciones en varios negocios a su hijo, Ernesto Schütz Freundt. Mientras tanto, después de pagar una fianza en la Argentina, Schütz fue condenado a arresto domiciliario, lo que fue suficiente para enviarlo a Suiza, un país donde tenía ciudadanía y no podía ser extraditado. Genaro Delgado Parker pidió que se le nombrara administrador judicial de Panamericana, y lo consiguió.

En Julio llegó el punto más bajo de la crisis, los administradores de Schütz habían recibido un escrito de protección, que les daba la posibilidad de tomar el control de las instalaciones primarias de la estación, la famosa “esquina de la televisión”. El resultado fue una pelea masiva, en la que los extintores se utilizaron como armas, escritorios y sillas fueron arrojados, y pintura amarilla se salpicó a través de las instalaciones. Una semana más tarde, la licencia de Panamericana fue revocada durante una semana, poniendo la estación fuera de servicio por primera vez en su historia y durante ocho días completos.

Un nuevo equilibrio en la Panamericana Televisión Peruana

Finalmente, se produjo un nuevo equilibrio: la administración de Delgado Parker tomó el control de la señal de Lima y la sala de noticias, mientras que la administración de Schütz operaría las principales instalaciones y las estaciones repetidoras, dividiendo a Panamericana en dos. Después de once meses, los Tribunales Superior y Supremo se pronunciaron a favor de Delgado Parker y desalojaron a Schütz Freundt del edificio principal, que fue remodelado.

El 28 de octubre de 2004 se reconectó la red Panamericana dividida, lanzándose con nuevos equipos y un nuevo logotipo.

Otra vez en transición.

En la última jornada de Delgado Parker en la Panamericana, un histórico 31 de mayo de 2009, sorprendentemente anunció que había aceptado una oferta de SUNAT que la declaró insolvente y la entregó a sus acreedores. Después del anuncio, los empleados de la Panamericana insultaron a Parker y le arrojaron huevos mientras salía de la sede.

La SUNAT tomó el control de Panamericana Televisión, y designó a Alberto Cabello como administrador financiero, quien debía pasar los próximos seis meses evaluando el estado financiero y legal del negocio. Sin embargo, esta decisión tuvo consecuencias graves; la ley peruana no tiene tal concepto, y como SUNAT es una agencia gubernamental, Panamericana había pasado al control gubernamental, un precedente potencialmente peligroso.

Cabello renunció, provocando un caos legal. Los rumores comenzaron a volar, con posibles resultados como el cierre de la red y una venta a la Universidad San Martín de Porres, los empleados de Panamericana se reunieron esa noche y declararon en una resolución que habían tomado el control de la red y continuarían con la programación normal.

El 8 de junio, los jueces concedieron la propiedad de Panamericana a Ernesto Schütz Freundt; inmediatamente, la programación se detuvo y fue reemplazada con dibujos animados de Popeye, mientras que los trabajadores se vieron obligados a realizar un inventario de la propiedad en el edificio. Durante un mes más, todos los comerciales fueron reemplazados por imágenes de paisajes peruanos hasta que un nuevo logotipo y programación estuvieron listos para entrar al aire. El proceso de insolvencia terminó el 16 de octubre de 2009, para el 50 aniversario de Panamericana y en febrero de 2010 Panamericana entró en programas voluntarios de insolvencia para pagar deudas contraídas durante la administración judicial de mediados del 2000.

Actualmente re ascendiendo.

La Panamericana Televisión Peruana, ha visto desde entonces muchos cambios y mejoras, más, aunque se han puesto en marcha nuevos programas, no han obtenido buenos resultados en los ratings de audiencia; por otro lado, se han realizado mejoras tecnológicas, como la adquisición de nuevos transmisores y equipos y el lanzamiento en 2012 de una señal de televisión digital de alta definición ISDB-T en el canal 2